Archivo de la etiqueta: Helados

Mousse de limón, con granizado de hierbabuena.

Hola cocinerit@s, os dejo una receta de helado, muy fácil de hacer como siempre. Es de limón con un granizado de hierbabuena, que se hacen independientes y los dos pueden ser recetas individuales. La receta del granizado la he puesto como para acompañar al helado, como se muestra en la foto, si queréis más cantidad, ampliáis la cantidad en proporción: !! vamos al lío ¡¡

 

Ingredientes para la mousse:

1/2 L de nata, para montar

Dos o tres limones

Leche condensada, un bote pequeño, (no hará falta toda)

Ralladura de la piel de un limón.

 

Ingredientes para el granizado:

250ml de agua

250ml de azúcar

20 a 25 hojas de hierbabuena

La mousse se hace muy muy fácil, se monta la nata en un bol bien frío y reservamos en el frigorífico o congelador. Se exprimen los limones y se ralla la piel de uno de ellos, se incorpora en otro bol a la leche condensada y ésta mezcla a la nata montada, mezclándola poco a poco y con movimientos envolventes y suaves para tratar de mantener lo más cremosa la mezcla. La cantidad de leche condensada y limón, os recomiendo que hagáis pequeñas catas, antes de dar por correctas las cantidades, ya que hay a quién le gusta mas dulce o menos ácido, así que al gusto. Ya puedes poner en recipientes, para comenzar a congelarlos.

Mousse de limón

 

El granizado se comienza escaldando las hojas de hierbabuena, en la mitad del agua de la receta. ¿Cómo se hace esto?, pues ponemos al fuego el agua y cuando hierva y no antes, echamos las hojas las sumergimos y las sacamos del agua 5 segundos es tiempo suficiente, esto se hace para mantener al máximo el color verde de las hojas y conseguir un granizado, bien verde. Cogemos el robot de cocina y trituramos este agua con las hojas, todo lo que podamos y mientras el resto del agua la ponemos a hervir con el azúcar, cuando este hirviendo le añadimos el agua de la infusión de hierbabuena previamente colada, sin restos de las hojas, que hierva 20 segundos y retiramos del fuego, (ahora ya tenemos un almibar TPT: tant pour tant). Cuando este frío, podemos meter en el congelador a granizar, yo cada hora y media, remuevo la mezcla para que vaya cristalizando de un modo más homogeneo, que si lo dejas cinco horas sin tocarlo, es un truco para que no se haga un bloque y quede igual al de la foto.

Pues nada, esto ha sido todo por hoy, a disfrutar, que aunque de verano  ya nos quede menos, de calor aún va para largo…

Saludos Cocinerit@s.

 

Anuncios

El azúcar invertido.

Hola amig@s, hoy vamos hablar del azúcar invertido, para que tipo de recetas se utiliza y que finalidad tiene, de que modo se obtiene y cuales son sus propiedades.

Pues vamos allá. Este azúcar, en mi primer lugar tenemos que decir como es evidente, que es un edulcorante y se utiliza en multitud de recetas de panadería, bollería, helados, etc… El caso es que la pregunta es de cajón, ¿porque no se usa azúcar normal? pues uno de los motivos es porque tiene un poder edulcorante del 30% mayor que el azúcar común y además de esto, este azúcar invertido es resultado de una reacción química de hidrólisis ácida, en el caso de la receta que luego veremos en otras ocasiones por inversión enzimática. La hidrólisis ácida hace que la sacarosa que es un disacárido, formado por glucosa y fructosa, hidrolice el enlace que une a estos monosacáridos y esto favorece las fermentaciones en las recetas de bollerías, pasteles y panes, ya que a la levadura le resulta más fácil digerirlos, ya que no tienen que gastar energía en romper este enlace. Otro de los motivos es su bajo poder de cristalización lo que lo hace idóneo para conseguir texturas cremosas en helados.

Sacarosa

El modo de conseguir esta hidrólisis ácida resulta muy fácil y se hace utilizando el ácido tartárico y el calor de nuestra encimera. El ácido tartárico E-334, es uno de los componentes de los gasificantes esos que se utilizan como sustitutos de las levaduras para bizcochos y están compuestos de dos sobres uno blanco y otro morado (bicarbonato sódico). E-334 se encargará de la hidrólisis, ademas de ser un buen conservante para nuestras recetas.

Ingredientes:
350g de azúcar
150ml de agua
1 sobre de gaseosa (los dos sobres)

El modo es muy sencillo, se pone en un cazo el azúcar y el agua y lo ponemos a calentar, disolvemos el azúcar y cuando esté cerca de hervir 80ºC sería la temperatura correcta, añadimos el ácido tartárico, se remueve durante 1 minuto que se disuelva, fuera del fuego y cuando esté próximo a los 50ºC se añade el sobre morado (bicarbonato sódico), que generará espuma, se remueve hasta que la pierda y dejas enfriar, ¡¡¡ya la tienes!!!. La metes en un bote de cristal con rosca y que esté esterilizado, la puedes conservar en lugar oscuro y fresco durante dos meses al menos, el frigorífico es un buen lugar: ¡¡¡cuando se cierra la puerta, se apaga la luz!!!.

¡¡Espero que os haya gustado cocinerit@s!! Saludos.